Dividir para intentar vencer. Las apetencias particulares de poder parecieran marcar el camino de una guerra de secesión dentro de la Mesa de la Unidad Democrática en el Zulia. Partidos minoritarios se empeñan en implosionar la única estrategia que le ha dado oxígeno a la oposición durante estos 17 años de asfixia chavista. Primero Justicia, Voluntad Popular, Alianza Bravo Pueblo, Vente Venezuela y Unidad Visión Venezuela,son algunos de los responsables de esta patada a la unidad.

Las reglas del juego dentro de la MUD siempre han estado claras. Todo lo que se haga al margen de ellas son meros berrinches. Como en toda organización democrática el peso de las decisiones de sus miembros está estrechamente vinculado con el peso político que estas tengan. Sin embargo, el derecho de las organizaciones en minusvalía también está garantizado dentro de la unidad.

Hay acuerdos mínimos de convivencia que abarcan hasta la manera de escoger candidatos. De allí que el intento de crear una mesa paralela esté preñado de dudosas intenciones. ¿A quién beneficia esta división? Sin duda, no es a la oposición. ¿Le están facilitando las cosas al gobierno? Es lo que parece.
Cada quien está jugando a fomentar su liderazgo, incluso por encima de las plataformas partidistas. Quieren gobernar el Zulia saltándose los acuerdos y culpando a los demás. Quien quiera aspirar por el lado de la coalición democrática debe llegar por consenso o por primarias. Cualquier otra vía es un golpe de estado dentro de la MUD.
Las cosas están muy calientes en el Zulia. Se avizoran días agitados y la crisis de gobernabilidad pica y se extiende. ¿Habrá alguien que llame a la cordura y haga que los principales liderazgos de la región se sienten a conversar?
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

Anuncios