#AsíLoVíYo #Constituyente #FiscalGeneral #LuisaOrtegaDíaz #OEA #Venezuela #01Jun
Con la misma intensidad y suspenso de los mejores culebrones de Delia Fiallo, así se acerca Venezuela a su etapa cumbre. Entramos al umbral de las definiciones. Cada quien desde su espacio hace su trabajo. Todos los instrumentos de la orquesta comienzan a sonar armónicamente. Hasta chavistas de alto nivel han entendido que la crisis venezolana está por encima de colores partidistas. O se está de un lado o de otro, pero ya no hay espacios para la indiferencia. Nos jugamos la vida como país, como sociedad, como familias y como individuos. 
Lo que ayer me parecía un golpe bajo por parte de la Organización de Estados Americanos, hoy no me parece tanto. Todos los países coinciden en la necesidad de que se logre una solución al conflicto, pero que salga desde la misma Venezuela. ¿Es acaso un ultimátum, o mas bien una tregua, para obligar al gobierno a escuchar las exigencias constitucionales de los venezolanos? Lo cierto es que Maduro y su grupito están aislados, y lo saben, no solo en nuestro continente sino también de Europa.
Mientras tanto, casualidad o no, hoy la fiscal Luisa Ortega Díaz pasó, por fin, de las palabras a la acción. Introdujo ante el TSJ un documento en contra de la constituyente. Les exigió explicación sobre la vigencia de la democracia participativa y protagónica, a la vez que les aclaró que el “único soberano es el pueblo”. Sin duda, la fiscal no es una heroína, pero lo importante es que está tirando una pal mingo. Después de tanto cinismo y tantos atropellos, está haciendo su trabajo. Pero no es tiempo de odios, sino de sumar voluntades. 
Yo, en lo particular, prefiero darle el indulto a unos cuantos chavistas que nos ayuden a conseguir la libertad, a empecinarme en que paguen por sus delitos mientras todos los venezolanos nos morimos de hambre y permanecemos esclavizados al régimen. Y no se confundan mis palabras con conformismo, quizás sí con pragmatismo.
Esta etapa cumbre de la telenovela más importante que podamos escribir en nuestra historia nos reclama mucha cabeza fría. Mantener las protestas de calle es vital, pero también lo es buscar aliados para implosionar las bases del gobierno. Así y sólo así lograremos penetrarlos y socavarlos desde lo mas profundo de su ser. El resto será historia. Todo lo demás caerá por su propio peso. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

Anuncios