#AsíLoVíYo #LaMaldiciónDeChávez #Cristianos #Evangélicos #02Jun
“Condeno, desde el fondo de mi alma y de mis vísceras, al Estado de Israel. Maldito seas Estado de Israel”. Con estas palabras Hugo Chávez sentenció su muerte y la debacle del pueblo venezolano. Por lo menos así lo creen los cristianos, quienes aseguran que el entonces presidente, en su afán de creerse superior y dueño del Olímpo, retó al mismísimo Dios cuyos deseos están recogidos en el Génesis 12.3: “Bendeciré a los que te bendigan, y maldeciré a los que te maldigan”. 
La maldición de Chávez cumple siete años en junio. Durante este tiempo mucha agua ha corrido. Con sus palabras, el difunto se llevó por delante también a nuestro país por el cargo de poder que ocupaba. Desató el espíritu de la maldad, trayendo consigo mas suicidios, resurgimiento de enfermedades erradicadas, hambruna y asesinatos de dimensiones impensable. Al igual que Hitler, enfiló sus dardos en contra Israel, la niña de los ojos de Dios, y hoy todos pagamos las consecuencias. 
Pero, ¿por qué es tan importante que se cumplan siete años de esta maldición? Porque en el mundo hebreo todo se cataloga en períodos de siete, que equivalen a los siete días que Dios necesitó para crear el mundo: seis de trabajo y uno de descanso. Ahora, si este nuevo aniversario será bueno o malo para los venezolanos, dependerá del cristal con el que se mire. 
Una corriente de evangélicos considera que el conflicto en el país se profundizará porque no hubo año de reposo para traer la paz, mientras que otros opinan que a partir de ahora comienza a menguar la maldición para que los ríos lleguen a su cauce.
Sin embargo, la misericordia de Dios es para todos. Las esperanzas están puestas en la promesa de la resurrección, lo que se traduce en el resurgimiento de Venezuela, porque ya no se puede caer más bajo de lo que estamos. Como dicen las escrituras, cuando Cristo murió fue una semilla que se sembró, porque no muere la carne sino el viejo hombre. Haciendo una analogía con nuestra realidad, no es mas que la convicción de que al morir el vejo estamento del país, resurgirá una nueva nación. Al menos, es lo que creen los evangélicos. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

Anuncios

#AsíLoVíYo #Constituyente #FiscalGeneral #LuisaOrtegaDíaz #OEA #Venezuela #01Jun
Con la misma intensidad y suspenso de los mejores culebrones de Delia Fiallo, así se acerca Venezuela a su etapa cumbre. Entramos al umbral de las definiciones. Cada quien desde su espacio hace su trabajo. Todos los instrumentos de la orquesta comienzan a sonar armónicamente. Hasta chavistas de alto nivel han entendido que la crisis venezolana está por encima de colores partidistas. O se está de un lado o de otro, pero ya no hay espacios para la indiferencia. Nos jugamos la vida como país, como sociedad, como familias y como individuos. 
Lo que ayer me parecía un golpe bajo por parte de la Organización de Estados Americanos, hoy no me parece tanto. Todos los países coinciden en la necesidad de que se logre una solución al conflicto, pero que salga desde la misma Venezuela. ¿Es acaso un ultimátum, o mas bien una tregua, para obligar al gobierno a escuchar las exigencias constitucionales de los venezolanos? Lo cierto es que Maduro y su grupito están aislados, y lo saben, no solo en nuestro continente sino también de Europa.
Mientras tanto, casualidad o no, hoy la fiscal Luisa Ortega Díaz pasó, por fin, de las palabras a la acción. Introdujo ante el TSJ un documento en contra de la constituyente. Les exigió explicación sobre la vigencia de la democracia participativa y protagónica, a la vez que les aclaró que el “único soberano es el pueblo”. Sin duda, la fiscal no es una heroína, pero lo importante es que está tirando una pal mingo. Después de tanto cinismo y tantos atropellos, está haciendo su trabajo. Pero no es tiempo de odios, sino de sumar voluntades. 
Yo, en lo particular, prefiero darle el indulto a unos cuantos chavistas que nos ayuden a conseguir la libertad, a empecinarme en que paguen por sus delitos mientras todos los venezolanos nos morimos de hambre y permanecemos esclavizados al régimen. Y no se confundan mis palabras con conformismo, quizás sí con pragmatismo.
Esta etapa cumbre de la telenovela más importante que podamos escribir en nuestra historia nos reclama mucha cabeza fría. Mantener las protestas de calle es vital, pero también lo es buscar aliados para implosionar las bases del gobierno. Así y sólo así lograremos penetrarlos y socavarlos desde lo mas profundo de su ser. El resto será historia. Todo lo demás caerá por su propio peso. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #ProtestaDeAbogados #NoALaConstituyente #Zulia #Maracaibo #30May
Hoy le tocó el turno a los abogados del Zulia levantar su voz en contra de la constituyente. Se pusieron creativos y protestaron de manera distinta. Protagonizaron una parodia de un juicio oral para explicar los argumentos legales que hacen inviable la aplicación de lo que se ha conocido popularmente como la “prostituyente”.
Aplaudo de pie la iniciativa. Resalto la voluntad de diversificar la manera de protestar. Todo lo que se haga distinto es importante para contrarrestar el desgaste que se va haciendo evidente en la sociedad después de dos meses en la calle. 
Sin embargo, y sin ánimos de restarle méritos a la actividad, se hizo evidente el mal de muchos abogados: el lenguaje que usan es solo para ellos. Es estrictamente técnico, jurídico, legal, citando artículos tras artículos, olvidando que estamos metidos en un problema que más que legal, es político, y como tal, el mensaje debe hacerse digerible para la gran mayoría de la población. 
Venezuela está contra el reloj. Los días pasan y ya no estamos para disquisiciones jurídicas. Ni siquiera hay tiempo para explicarle detalladamente a la gente los argumentos para rechazar la constituyente. 
No, no y no. Cambiar la Constitución profundizará la ruptura del hilo constitucional. Cambiar la Constitución no soluciona la escasez de alimentos y medicinas. Cambiar la Constitución no soluciona la inseguridad desatada que nos ahoga. Con cambiar la Constitución no nos alcanzará la plata para sobrevivir. En fin, los venezolanos no queremos constituyente, lo que queremos es votar y botar a quienes nos han llevado a la miseria. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #MarchaContraLaCensura #Periodistas #Información #Maracaibo #27May

Yo soy periodista. Cada día me convenzo mas de que esta es mi vocación, no solo una profesión. En la mañana nos tocó a nosotros protestar. Marchamos hasta la sede del Ministerio de Comunicación e Información, en Primero de Mayo. Le exigimos al gobierno que garantice la libertad de expresión y de información, y respete nuestro trabajo. 
Sin duda, esta fue mi marcha. Siempre digo presente en todas, pero por razones obvias, con esta sentía una afinidad especial. Los tristes recuerdos de hace 10 años con el cierre de RCTV venían a mi cabeza, uno tras otros. De fondo sonaba la canción que entonces unió a toda Venezuela: “Tú cuentas conmigo, como siempre, estamos en tu corazón, hoy el compromiso es más fuerte…”. Y luego una frase que hoy mantiene vigencia: “Venezuela, hoy más que nunca, tú tienes con qué”.
Esta marcha, sin embargo, tuvo una nota negativa. Muy poca gente salió a respaldarla. La asistencia fue baja. Es lamentable que el gremio de periodistas no haya contado con una sociedad civil fortalecida y dispuesta a pelear por su derecho a estar informada. Es triste, y hasta decepcionante, ver que a estas alturas del juego la gente le haya dado la espalda a los profesionales que día a día salen a las calles, arriesgando sus propias vidas, para romper la censura y mantener abiertos algunos espacios que nos conecten con nuestra realidad. En resumen, nos dejaron solos. Les dejo ese detalle, solo para reflexionar. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #Constituyente #EleccionesRegionales #AlcaldesYGobernadores #CNE #24May
No, no y no. La propuesta del Gobierno, hecha a través del CNE, es inaceptable. Si no es una burla se le parece bastante. Nos ofrecen como un acto de mayor desprendimiento unas elecciones regionales que no tienen valor alguno ante lo que sería el inminente cambio de la Constitución nacional. 

 

Si la elección de la constituyente está prevista para julio, ¿qué garantías hay de que se respete la convocatoria a elecciones de gobernadores en diciembre? Lo más seguro es que para entonces estas figuras ya no existan en la Constitución, porque habrían sido sustituidas por el poder comunal. Además, a un gobierno que no ha respetado los acuerdos establecidos hasta con el mismísimo Vaticano, no se le puede creer ni el Padrenuestro.
Pero vamos más allá. Si la oposición aceptara ir a unas regionales en diciembre, tal y como está planteado el escenario, se profundizaría aún más el problema de fondo: la ruptura del orden constitucional. Seguiríamos sin Asamblea Nacional y cargando con la cruz de una Constituyente que no cuenta con el respaldo popular. ¿Cómo explicarle a la gente que lo que hasta ayer en la noche era un fraude, hoy, en menos de 24 horas, se convertiría en viable y hasta justificable? Imposible.
El juego está más enredado que estirar los reales para sobrevivir el mes. Nadie la tiene la fácil, menos la gente de a pie que no tiene comida ni medicinas. La inseguridad nos lleva por la calle de la amargura; la represión de las protestas es cada vez más brutal; mientras tanto los jóvenes siguen cayendo en las calles de nuestro país sin que haya ni la mínima esperanza de justicia.
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #ÚltimoAdiós #Entierro #PaúlMoreno #Maracaibo #20M
“Nos partieron el alma, pero estamos orgullosos de Paúl René”. Con esas palabras lo despidió su hermano. Nuestro ángel guardián de los cascos verdes ya se fue a descansar. Fue un día intenso, con altos y bajos, fuertes emociones y sentimientos encontrados, pero con una sola verdad: El doctor cirujano Paúl Moreno se ganó el respeto, el cariño y la admiración de todos. 
Sus compañeros no lo desampararon. Lo llevaron hasta su última morada. Caminaron junto a él a cada momento, como hacen en cada una de las marchas. Uno detrás de otro, en fila, con la mano en el hombro del de adelante. Siempre van juntos, en grupo, protegiéndose unos con otros. 
Hubo muchas lágrimas, mucho dolor, mucha tristeza. La impotencia ante la tragedia se veía en cada rostro de quienes lo acompañaron hasta el cementerio. Un padre que intentaba ser fuerte clamaba justicia. Una madre con el alma desgarrada le daba un claro mensaje a sus compañeros: “Todos ustedes son mis hijos. Ahora yo soy la madre de todos. No se rindan. Que la muerte de Paúl no sea en vano”.
Al grito de “héroe, héroe”, Maracaibo le dijo hasta luego a Paúl, un muchacho que se dedicó a proteger nuestras vidas por encima de la suya. Sí, es un héroe, ¿pero eso será suficiente para que unos padres mitiguen el dolor de enterrar a su hijo? ¿Eso será suficiente para que unos padres puedan desprenderse de tantos sueños y esperanzas puestas en su hijo más pequeño? ¿Eso será suficiente para que los políticos entiendan que deben dejar a un lado sus problemas para que el interés nacional esté por encima de sus pequeñeces? 
Ojalá y la muerte de Paúl, al igual que los otros 47 jóvenes asesinados durante los 50 días de protestas, tenga algún sentido. Ojalá y tanto dolor sirva para algo. Ojalá alguna vez podamos perdonarnos y reconocernos como venezolanos. Ojalá Paúl, y lo que él significa en esta lucha, no se nos borre nunca de la memoria. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #CascosVerdes #PaúlMoreno #Maracaibo #19M
Siento rabia. Siento dolor. Siento una impotencia que me consume. Se que todos estamos igual, por eso hoy me atrevo a hablar por todos.
¿Qué hacemos con lo que sentimos, eso que nos ahoga y que no podemos calmar con lágrimas? ¿Quién nos devuelve a cada uno de los muchachos asesinados por querer un mejor país? Lo peor es que ya no nos reconocemos unos a otros. ¿Cómo hacer para entender la muerte de Paúl Moreno, uno de nuestros ángeles guardianes de los cascos verdes, a manos de alguien que por rabia lo embistió con su camioneta? ¿Cómo hacer para perdonar tanto odio y humillaciones acumuladas por tantos años? Que alguien me lo explique porque yo no lo sé.
Paúl no es nuestra sangre, pero hoy lo lloramos como si lo fuera. El destino nos hizo hermanos de la vida, y la convicción de poder hacer de Venezuela un país mejor selló nuestro pacto de fe. 
Ayer conversaba con uno de sus compañeros antes de comenzar a caminar hacia La Barraca y me decía: “Nosotros no pensamos en el miedo. Venimos porque tenemos un compromiso con la vida. Estamos pendientes de quiénes necesitan atención médica y los ayudamos. Todos luchamos por el mismo sueño: un mejor país”.  
Este muchacho que no supera los 25 años, sin saberlo, me daba una lección de vida, una lección de fe. Sus palabras retumban en mi mente y me pregunto: ¿en qué momento nos perdimos como país? ¿En qué momento nos convertimos en lo que somos ahora? ¿En qué momento dejamos que el odio y el resentimiento nos ganaran la pelea?
Hoy aplaudimos de pie, no solo a Paúl, sino a todos esos muchachos que con su morral, su máscara y su casco con una cruz verde nos acompañan y nos cuidan por encima de sus mismas vidas. Gracias. Mil gracias por existir. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #MarchaALaBarraca #No+Represión #Maracaibo #18M
Bombas y mas bombas. La cantidad de lacrimógenas era desproporcionada. Fue apenas acercarnos a la Barraca para que la Guardia Nacional comenzara con la función. Si la activación de lo que llaman fase II del Plan Zamora no significa mas represión, se le parece mucho. 
Las bombas estaban por todos lados. La marcha se dispersó. Comencé a correr. Tragaba humo y mas humo. El ardor en los ojos y en la garganta se intensificaba. No había vinagre, bicarbonato ni crema dental que pudiera con eso. A cada paso me ahogaba mas. Miraba a los lados y las lacrimógenas estaban allí, en plena efervescencia. 
Como podía, seguía corriendo. Se que eso no debe hacerse en estas situaciones pero cómo evitarlo si al voltear vi cerca de diez motos, cada una con dos militares armados, que venían hacia nosotros. No paraba de rezar. Solo pensaba que, al igual que a los muchachos asesinados, nos pegarían una bomba en el pecho o en la cabeza. A la final, ¿qué es uno mas para ellos?
De repente, la salvación. Ví a un grupo de personas rogando que les abrieran el portón de una de las villas de la zona. Pero por mas que lo pedíamos, fue imposible. No había otra opción, tenía que salir de allí. La salivación por el efecto de las lacrimógenas sumado al ahogo del cansancio, me obligaban a escupir una y otra vez. A mi alrededor todos estaban igual. Compartíamos el vinagre, las toallas, y nos dábamos ánimo para continuar. 
Así llegamos a la villa siguiente. Tampoco querían abrirnos. No aguantaba mas. El ataque de la Guardia fue inclemente, además de injustificado. Estaba muerta de miedo pero el instinto me obligaba a protegerme. Me tiré entre la garita y la pared donde va el nombre de la villa. Por lo menos no me veían y, creía yo que ninguna bala o perdigón me alcanzaría. De repente escuché que por fin se abría el portón. No podía levantarme, no me daban las piernas. Me arrastré y solo pude gritar: “¡Ey yo!”. Un muchacho, mi salvador anónimo, de esos angelitos que nunca faltan, me levantó y me llevó hasta adentro. Ya lo demás es historia. 
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

#AsíLoVíYo #EnciendeUnaLuzPorVenezuela #Maracaibo 

#17M

Eran poco mas de las 5:30 pm y la Plaza de la República estaba repleta de gente. El tricolor nacional fue el protagonista de la tarde. Todo el espacio se dibujaba de amarillo, azul y rojo. Con el grito “Viva Venezuela” comenzaba la actividad denominada Enciende una luz por Venezuela.  

Desde arriba de la concha acústica de la plaza los muchachos del movimiento estudiantil cantaban el Himno nacional. Los acompañaba una bandera gigante y una larga tela negra con los nombres de los caídos durante los 43 días de protestas. 
El ambiente era emotivo. La oración de San Francisco de Asís dio paso al momento de oración. “Señor, hazme un instrumento de tu paz, que donde haya odio ponga yo amor; donde haya oscuridad lleve tu luz; donde haya pena tu gozo señor”. No puedo negarlo, es mi preferida. Soy franciscana.
Cientos de personas rezaban ensimismadas en el dolor, quizá impotencia, por los duros momentos que pasa nuestro país. Los veía desde arriba. Decidí subir y estar del lado de los estudiantes. Las velas encendidas le daban daban un toque particular al ambiente. Veía todo desde otra perspectiva: La tristeza reflejada en la cara de las madres por el asesinato de nuestros chamos contrastaba con el ímpetu y determinación de seguir en las calles de los jóvenes del movimiento estudiantil. Son dos caras de una misma moneda. Ninguna es mejor que la otra, simplemente son.
Santa Teresa de Jesús le puso punto final al momento religioso: “Nada te turbe, nada te espante, todo se pasa. Dios no se muda, la paciencia todo lo alcanza, quien a Dios tiene nada le falta. Solo Dios basta”. Tras una pausa, con los brazos levantados y las velas encendidas, las cientos de personas cantaban, a una sola voz, una canción que hoy eriza la piel: “Y si un día tengo que naufragar y el tifón rompe mis velas, enterrad mi cuerpo cerca del mar, en Venezuela”.

Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com

Estudiantes en primera fila

Una marcha universitaria con sus protagonistas al frente: los estudiantes. Nadie se robó el show. No habían divos. Los muchachos siempre adelante. Las autoridades de La Universidad del Zulia, de otras casas privadas y todos los sectores que acompañaban la protesta, detrás. Todos entendieron bien de qué se trataba. El mensaje fue claro.

El recorrido comenzó a las 9:30 am. La salida fue desde la sede del rectorado nuevo, al final de Cecilio Acosta. Desde allí y hasta el punto final, en la sede del Ministerio Público, entre 5 de Julio y Dr. Portillo, no cesaron las consignas.

Se escucharon arengas ligeras y otras no tanto. Cantaban con fuerza al compás de las palmas: “La gente se pregunta, qué es lo que se ve, son los estudiantes en la calle otra vez”. A medida que se calentaba el trayecto subían el tono de las consignas: “Presidente cabrón, sos un hijo de puta, la puta madre que te parió”. Los muchachos son así, irreverentes, espontáneos, y sobre todo, creativos. 
Así llegaron al destino acordado. Mientras esperaban a sus autoridades entonaron el himno nacional, el de Zulia y el de su alma máter. La Universidad del Zulia fijó su posición ante el llamado a la Constituyente hecho por el gobierno. Aunque son muy contadas las veces que esta institución asume posturas firmes que contraríen decisiones gubernamentales, hoy se plantó firme y le dijo no a las ínfulas dictatoriales de Nicolás Maduro. Nuestra ilustre universidad se jugó el todo por el todo con esta decisión. ¡Buena esa!
Gladys Socorro

Periodista

Twitter: @gladyssocorro

Instagram: @gladyssocorro

Blog: gsocorro.wordpress.com